Cosecha de Otoño


Mientras que el planeta se calienta por la quema de combustibles fósiles y de la acumulación de gases de efecto invernadero en la atmósfera, la duración de la temporada de crecimiento continuará siendo afectada. A nivel nacional, la temporada de crecimiento ya es unos 15 días más larga que al principio del siglo 20. Estados del oeste han visto los mayores cambios desde entonces. Arizona, California, Nevada, y Oregon ahora tienen estaciones de crecimiento que duran más de un mes más de lo que duraban hace un siglo. A su vez, esto influirá cuándo, dónde, y qué tipos de cultivos alimentarios se plantan y cosechan - significando que las prácticas agrícolas tendrán que adaptarse, e impactando a los tipos de productos disponibles en su supermercado local.

 

La temporada de follaje en otoño está en marcha en gran parte del país, y el cambio climático puede afectar la visualización de los colores de otoño. Muchos elementos individuales influyen en los colores del otoño a nivel local, y algunos de ellos se ven afectados directamente por el cambio climático. Los investigadores están estudiando estas influencias, pero en un número limitado de especies de árboles y en las zonas geográficas limitadas. Se anticipan veranos más largos y calientes, cambios en precipitación anual, aumentos en la humedad y cambios en las poblaciones de insectos mientras que el planeta se calienta. Además, los tipos de árboles en un área en particular pueden cambiar gradualmente a medida que las especies migran hacia el norte, en función de los niveles de emisiones de gases de efecto invernadero y el calentamiento. Los vibrantes árboles de arce, haya y abedul que son comunes hasta el sur de West Virginia pueden retirarse de manera dramática al norte, llegando a verse limitados a los climas más fríos del norte de Nueva Inglaterra y el norte del Estado de Nueva York.